26
Abr
/
2016

Spiderman y la Violencia de Género

Spiderman y la Violencia de Género

            Cuando empecé a ejercer la abogacía lo ultimo q pensé es q podría llegar a relacionar uno de mis superhéroes favoritos de Marvel Comic, con la violencia de género pero…. que los fans no se asusten, SPIDERMAN no es ningún maltratador, está a salvo su presunción de inocencia, es y seguirá siendo Peter Parker ese periodista tímido y entrañable q tira fotos sin parar, pero que cuando detecta injusticias se convierte en un aguerrido superhéroe.

            La relación entre el hombre araña y la Violencia de género tenemos que buscarla en la reforma del Código Penal (ley orgánica 1/2015 de 30 de marzo) que introduce algunas novedades y modificaciones, en materia de violencia de género y doméstica, tratando de reforzar la protección de las víctimas de este tipo de delitos; entre las novedades que entraron en vigor el 1 de julio de 2015, se incorporó una que afecta a los dispositivos telemáticos para controlar las penas de alejamiento y medidas cautelares en materia de violencia de género y que, en la práctica jurídica, se estaba suscitando cierta problemática a la hora de calificar penalmente ciertas conductas del investigado o penado, tendentes a alterar el correcto funcionamiento de dichos dispositivos para hacerlos ineficaces. Con el fin, de evitar esto se añadió un nuevo Art. 468.3 al Código Penal, disponiendo que:

             “Los que inutilicen o perturben el funcionamiento normal de los dispositivos técnicos que hubieran sido dispuestos para controlar el cumplimiento de penas, medidas de seguridad o medidas cautelares, no los lleven consigo u omitan las medidas exigibles para mantener su correcto estado de funcionamiento, serán castigados con una pena de multa de seis a doce meses.”

            En la fecha actual es algo habitual tener que regular sobre dispositivos telemáticos pero, en realidad, estos elementos técnicos se incorporaron a nuestro ordenamiento jurídico a mediados de los años 90. Concretamente la primera alusión expresa a estos medios apareció en (Real Decreto 190/1996, de 9 de febrero) el Art. 86.4 del Reglamento Penitenciario:

             “En general, el tiempo mínimo de permanencia en el Centro será de ocho horas diarias, debiendo pernoctarse en el Establecimiento, salvo cuando, de modo voluntario, el interno acepte el control de su presencia fuera del Centro mediante dispositivos telemáticos adecuados proporcionados por la Administración Penitenciaria u otros mecanismos de control suficiente, en cuyo caso sólo tendrán que permanecer en el Establecimiento durante el tiempo fijado en su programa de tratamiento para la realización de actividades de tratamiento, entrevistas y controles presenciales”.

            Los dispositivos telemáticos en Estados Unidos,  tuvieron su origen en la Universidad de Harvar cuando los investigadores William S. Hurd y los gemelos Robert y Ralph Kirkland Schwitzgebel en 1964 patentaron el prototipo de un sistema de rastreo electrónico que era capaz de monitorizar a los agresores que llevaran puesto un transmisor, cuya señal era captada por la rudimentaria y básica antena que habían instalado en el tejado de la Iglesia de su localidad. Con la ayuda de una organización sin ánimo de lucro –Life Science Research Group,Ralph Kirklnad continuó desarrollando aquel invento en California y, en los años 80, logró realizar el seguimiento de unos delincuentes con una pulsera en el tobillo.

            Por la misma época, hace aparición nuestro querido superhéroe de Marvel Comic, cuando un juez de la ciudad de Albuquerque  (en el Estado de Nuevo México)  llamado Jack Love y muy aficionado al cómic se hizo una curiosa pregunta:

            ¿Por qué en la vida real no se podía emplear el mismo sistema de brazalete electrónico que aparecía en un COMIC DE SPIDERMAN de 1977?

            En este famoso cómic el Villano (Wilson Fisk)  le había colocado AL HOMBRE ARAÑA UN BRAZALETE en la muñeca para rastrear sus movimientos por medio de un sistema de radar. Con esa idea en mente, el Juez, se puso en contacto con el ingeniero electrónico, vendedor de ordenadores  Michael T. Goss, y logró convencerlo para que desarrollara un dispositivo similar al del cómic del superhéroe; unos años más tarde y tras haber sido probado por el mismo Juez, este en abril de 1983, dictó la primera sentencia en la que se incorporó esta medida cautelar para controlar a un violador durante un mes.

            Con posterioridad este sistema fue implantado en muchísimos países llegando hasta nuestros tiempos y dejando una prueba más de que la realidad supera siempre la ficción, aunque en este caso…. la realidad supera el cómic.

Fdo.-Javier Jiménez Páez

Socio en kelsen abogados.